“ROSETTA STONED” de Tool

A finales de los años 90, entrando a lo grande en mi época adolescente, me deparé que tenía que hacer una elección crucial: ¿Que estilo musical me define? Bueno, a decir verdad, no había muchas opciones en mi alrededor: o era el Rap o era el Metal. Además, la disyuntiva se disolvió rápidamente porque la gran mayoría de mis compañeros se habían decantado ya por el Metal, lo que mi decisión implicaba también una cuestión de supervivencia. Por aquel entonces yo escuchaba cosas como Green Day, NirvanaOasis (todo el mundo tiene un lado oscuro…), y a pesar de que no había día en el que no se mencionara Iron MaidenBlind Guardian, Guns’n’Roses o Metallica, (la promoción de grupos con las camisetas de turno es de lo más efectivo!), siempre me costó muchísimo empatizar con esos grupos. Quizás es tal como dicen, que el Metal no es un estilo de música, es un estilo de vida… y el mío era otro.

A todo esto, había un grupo que me hacía tilín entre el abanico Metalero de la época. Aunque a priori tenían los mismos ingredientes que los demás grupos anunciados en los pechambres escolares, Sepultura tenía un punto que me despertaba una extraña sensación de atracción y rechazo. Tengo el recuerdo de hacer zapping en la tele, y cruzarme con el videoclip de “Roots Bloody Roots“, con esos tipos peludos, tatuados, gritando desaforadamente, con toda esa carga de agresividad contrastada con un vídeo más bien luminoso, con simbolismos folclóricos, y con unos pavos haciendo capoeira por las calles de São Paulo.

Sepultura - Clases de Guitarra Barcelona

Sepultura – Clases de Guitarra Barcelona

Había algo ahí que necesitaba una digestión lenta, una observación más atenta y pausada. Por suerte, insistí lo suficiente como para llegar a entender su música y su historia. Esa fue la primera vez que sentí esa Sigue leyendo